istanbul escort - istanbul escort

La batalla del Ebro

La Batalla decisiva de la Guerra Civil Española

La batalla del Ebro tuvo lugar, como su nombre indica, en el cauce bajo del valle del Ebro y se desarrolló a finales de 1938. Es considerado el último y más sangriento combate de la guerra civil Española, en la que se estima que hubo unas 100.000 bajas.

La Conquista de Aragón

El 20 de febrero de 1938 los ejércitos franquistas consiguieron Teruel. A raíz de eso lanzaron una gran ofensiva causando grandes brechas en los frentes de las tropas republicanas, y los nacionales se hicieron con el control de toda la zona.
Las tropas del comandante nacional Juan Yagüe siguieron penetrando por Cataluña y después de encontrarse una gran resistencia republicana lograron tomar Lleida.
Mientras tanto por el sur, el Coronel Aranda del bando nacional alcanzó el Mediterráneo llegando a las playas de Vinaróz.

El bando republicano quedó divido en dos partes, y sus dos bastiones que le quedaban eran en Cataluña y Madrid, donde contaba con un numero de tropas considerables.

Una España dividida

Los republicanos atravesaban el peor momento de la guerra y después de perder Aragón sus fuerzas quedaron exhaustas. Había camino libre para tomar Barcelona, pero el General Franco optó por seguir hacia el sud y hacerse con Valencia, antigua Capital de la República. Los rojos se reagrupaban en Cataluña para mandar la ofensiva definitiva.

El general jefe del estado Mayor Central republicano, Vicente Rojo, organizó un plan de ataque en el Ebro para recuperar esa zona estratégica y así volver a unir los dos bandos republicanos. Esperaba con esa acción intentar decantar la balanza en otra dirección, disminuir la presión y al mismo tiempo demostrar a los aliados Franceses y Británicos que la guerra aún no estaba perdida.

La ofensiva roja

Equipados con nuevo material perteneciente a la Unión Soviética, el 25 de Julio de ese mismo año se inició la ofensiva republicana cruzando el río Ebro ante la sorpresa de las tropas franquistas. El bando nacional estableció una fortificación en Gandesa (Tarragona), pueblo estratégico clave en esa batalla. Mequinenza y Fayón de Zaragoza y Benifallet de Tarragona también fueron tomadas, y construyeron fortificaciones para preparar una batalla defensiva.

Por su parte, los franquistas fueron enviando refuerzos en la zona, y el 10 de Agosto lanzaron la contraofensiva. Los aviones alemanes e Italianos ayudaron mucho al resultado final de la Guerra. El cielo estaba controlado por los nacinonales y aunque los republicanos contaban con una buena cantidad de artillería antiaérea no fue suficiente para repeler los ataques aéreos que sufrían a diario.

El 15 de Noviembre las últimas tropas republicanas de retirada cruzaron el río Ebro.
100.000 bajas para la que fue la batalla más grande de la guerra y una de las más sangrientas que se han producido en territorio Español.
Con todo a su favor, los nacionales avanzaron sin problemas hasta Barcelona para posteriormente hacerse con el control de la cápital catalana.

Add Comment