Masa de Pizza fácil

La pizza es una de las comidas más internacionalizadas del mundo, comiéndose en todos los continentes y de diversas maneras, las pizzerías caseras y modernas se han convertido en las más solicitadas por todos los amantes de esta comida. Las pizzas se pueden hacer con varios ingredientes, juntando en ella los que más te gusten para poder hacer un plato delicioso y personalizado según los gustos culinarios de cada persona. Lo que hacer común a todas ellas y que puedan ser categorizadas como alimentos de calidad, es la masa, esa base de harina y agua encima de la que se colocan todos los ingredientes y que luego se va a hornear y dar el toque crujiente especifico de este tipo de comidas. Lo bueno de esta receta es que la masa queda esponjosa y tierna, pudiendo hacer la masa más fina; sin embargo con las otras en la que no se utiliza levadura, la masa queda más crujiente pero se tiene que hacer más gruesa para que pueda aguantar con los ingredientes de la pizza. Esta receta que te contamos a continuación se puede realizar también con la termomix, para que puedas disfrutar de ella hasta cuando no tienes tiempo para cocinar. Se trata de una receta única y saludable con la que podrás sorprender a tus invitados con una deliciosa pizza casera y presumir de que también hiciste la masa y que no sea de las precocinadas que te venden en el supermercado.

Ingredientes

  • 400 gramos de harina de trigo
  • 200 ml de agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 15 gramos de levadura fresca
  • 1 pizca de sal
  • Harina 

Procedimiento

  1. Para hacer la masa de pizza italiana es muy sencillo. En un bol agregamos el aceite, el agua y la levadura. Mezclamos y seguidamente le añadimos la harina y la pizca de sal. Una vez que tengáis más o menos mezclado todo en el bol lo pasamos a la encima para amasar bien.
  2. Ahora comienza el amasado. Ponemos un poco de harina en la encimera y tendremos que amasar como 3 o 4 minutos sin parar. Veremos que hemos terminado cuando la masa esté lisa totalmente, si se pega mucho le ponemos un poco de harina y seguimos hasta que quede lisa.
  3. Una vez terminemos de amasar la masa, esta se deja reposar unos minutos antes de estirarla de nuevo, dándole la forma necesaria y preparándola para poder introducirla en el horno.
  4. Si por el contrario lo que se desea es guardarla para más adelante, se deja en forma de bola cubierta de film transparente y se mete en el congelador, evitando con ello que la masa se estropee y sobre todo que coja olores de otros alimentos, lo que haría la masa inservible.

Nota: Para que la masa quede esponjosa se recomienda amasar con fuerza y en círculos para ir quitando las bolsas que se forman en la masa y que no se queden a la hora de hornear nuestra magnifica pizza.

Deja un comentario